El cardenal Osoro agradece a Sant’Egidio que combata «la miseria e injusticia» desde el «seguimiento de Jesucristo»

Archimadrid.org (30 de septiembre de 2018)

El cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, ha denunciado este domingo, 30 de septiembre, que «el mayor escándalo de este mundo» es «permanecer impasibles ante la miseria e injusticia de millones de seres humanos, la agresividad, la violencia, las descalificaciones destructivas, las guerras, la experiencia de millones de hombres y mujeres sin trabajo, sin sueldo». Y ha agradecido a la Comunidad de Sant’Egidio que combata estas situaciones con obras y palabras desde la «radicalidad del seguimiento de Jesucristo».
En una Eucaristía celebrada en la catedral de Santa María la Real de la Almudena con motivo del 50 aniversario de la comunidad, el purpurado ha subrayado que «cuando acogemos la Palabra del Señor y esta marca la dirección de nuestra vida, descubrimos que su mensaje es lo más perfecto y mejor para nosotros, encontramos descanso, sentimos y percibimos la fidelidad del Señor y […] somos más sabios».

Algo tan bueno –ha proseguido el cardenal Osoro– debemos dárselo a «todos los hombres» y no guardarlo. «No al egoísmo, no a hacer capillas propias donde no dejamos entrar a nadie ni entramos de verdad nosotros, no a preservarnos. Sí a darnos, sí a mancharnos para dar a conocer a Jesucristo con obras y palabras, sí a comunicar y a hacer partícipes a todos los que nos encontremos de la Vida, del Camino, de la Verdad que es Jesucristo», ha aseverado.
«El sectarismo y la intolerancia no tienen sitio en la comunidad cristiana»
En este sentido, el arzobispo ha insistido en la necesidad de «poner lo que somos y tenemos a disposición de los demás», evitando la «tentación de acumular para nosotros»; al tiempo que ha incidido en que «el sectarismo y la intolerancia no tienen sitio en la comunidad cristiana». «Las palabras de Jesús son una invitación a la tolerancia, al respeto, a la alegría por el bien. Monopolizar el bien es una actitud extraña a la comunidad cristiana. Hemos de caer en la cuenta de lo que significa hoy “echar demonios
El cardenal arzobispo de Madrid, Carlos Osoro, ha denunciado este domingo, 30 de septiembre, que «el mayor escándalo de este mundo» es «permanecer impasibles ante la miseria e injusticia de millones de seres humanos, la agresividad, la violencia, las descalificaciones destructivas, las guerras, la experiencia de millones de hombres y mujeres sin trabajo, sin sueldo». Y ha agradecido a la Comunidad de Sant’Egidio que combata estas situaciones con obras y palabras desde la «radicalidad del seguimiento de Jesucristo».
En una Eucaristía celebrada en la catedral de Santa María la Real de la Almudena con motivo del 50 aniversario de la comunidad, el purpurado ha subrayado que «cuando acogemos la Palabra del Señor y esta marca la dirección de nuestra vida, descubrimos que su mensaje es lo más perfecto y mejor para nosotros, encontramos descanso, sentimos y percibimos la fidelidad del Señor y […] somos más sabios».

Algo tan bueno –ha proseguido el cardenal Osoro– debemos dárselo a «todos los hombres» y no guardarlo. «No al egoísmo, no a hacer capillas propias donde no dejamos entrar a nadie ni entramos de verdad nosotros, no a preservarnos. Sí a darnos, sí a mancharnos para dar a conocer a Jesucristo con obras y palabras, sí a comunicar y a hacer partícipes a todos los que nos encontremos de la Vida, del Camino, de la Verdad que es Jesucristo», ha aseverado.
«El sectarismo y la intolerancia no tienen sitio en la comunidad cristiana»
En este sentido, el arzobispo ha insistido en la necesidad de «poner lo que somos y tenemos a disposición de los demás», evitando la «tentación de acumular para nosotros»; al tiempo que ha incidido en que «el sectarismo y la intolerancia no tienen sitio en la comunidad cristiana». «Las palabras de Jesús son una invitación a la tolerancia, al respeto, a la alegría por el bien. Monopolizar el bien es una actitud extraña a la comunidad cristiana. Hemos de caer en la cuenta de lo que significa hoy “echar demonios”, que justamente es liberar de esclavitudes, de lo que deshumaniza. Es luchar contra el mal, contra lo que impide una vida plena. Es amar la paz, buscarla para todos los hombres».

Junto al cardenal Osoro han concelebrado el presidente del Pontificio Consejo para la Familia, monseñor Vincenzo Paglia; el obispo auxiliar monseñor José Cobo; el nuncio de Su Santidad en España, monseñor Renzo Fratini; vicarios, y numerosos presbíteros.
Monseñor Paglia ha detallado que se ha establecido «un lazo muy fuerte» entre la Comunidad de Sant’Egidio, cuya sede romana está en la iglesia de Santa María en Trastévere de la que es titular el cardenal Osoro, y el propio purpurado español.
Por su parte, Tíscar Espigares, de Sant’Egidio Madrid, ha asegurado que, al igual que a lo largo de estos 50 años, van a seguir siendo amigos de Dios, de los pobres y de la paz”, que justamente es liberar de esclavitudes, de lo que deshumaniza. Es luchar contra el mal, contra lo que impide una vida plena. Es amar la paz, buscarla para todos los hombres».

 

URL corta: