Entrevista en COPE: Sin ancianos no hay futuro

Sin ancianos no hay futuro. Entrevista en Cadena COPE

Sin ancianos no hay futuro. Una afirmación tan categórica como necesaria en estos tiempos. La pandemia del coronavirus no ha hecho más que evidenciar el deficiente trato que se da a nuestros ancianos. Por eso la Comunidad de Sant’ Egidio ha publicado este manifiesto -al que tú también te puedes unir- para llamar a la cordura y que cambie la mentalidad a favor de la población más anciana.

“La historia de amistad de la Comunidad de Sant’ Egidio con el mundo de los ancianos, viene de muy largo y ha sido y es una escuela de sabiduría”, asegura la responsable de la comunidad en Madrid, Tíscar Espigares. Frente al olvido, a las exclusiones y a la marginación de nuestros abuelos, Espigares afirma que “son fuente de humanidad y es necesario vivir esta alianza intergeneracional. Los ancianos necesitan de los jóvenes y los jóvenes necesitan de nuestros ancianos. Tienem muchísimo que comunicar a las nuevasgeneraciones”.

Puedes sumarte a este llamado y firmarlo pinchando aquí.

El mensaje que ha lanzado Sant’ Egidio a la sociedad, precisamente en esta crisis, es claro: “Tenemos que ser conscientes de que dentro de cada uno de nosotros hay un anciano. A medida que pasen los años iremos siendo ‘un anciano’. Hay que defender a los ancianos porque son el futuro”, explica Tíscar Espigares. “Los ancianos no son un peso para la sociedad, son una riqueza y son vidas que tienes sentido y valor. Es una contradicción que los avances de la medicina nos hayan dado más años de vida, para que estos acaben siendo una condena. Hay mucha mentalidad que cambiar”.

Denunciamos esta sanidad selectiva que es inhumana

“Venimos denunciando con este llamamiento esta sanidad selectiva, que es algo inhumano. Todas las vidas valen lo mismo. La cultura del descarte de la que el Papa nos avisa, es una locura que deberíamos poner freno. Los datos del coronavirus son alarmantes. El porcentaje de ancianos fallecidos es como mínimo el 50 %. Esto da que pensar y para hacerse una pregunta muy seria sobre estas instituciones que nacieron para acoger la vida, sin embargo, son los lugares donde más se ha cebado la pandemia”.+

Una sociedad inhumana

Estamos en una sociedad que prima la eficiencia y la productividad, y ese no puede ser el valor supremo. Las personas no valemos en función de lo que producimos. Hoy es un anciano, pero mañana es un enfermo o mañana puede ser una persona con discapacidad. Devaluar la vida de un anciano es devaluar la vida de cualquiera de nosotros”.

Son la generación que ha levantado el país

En el llamamiento que ha hecho público la comunidad se quiere hacer cambiar la mentalidad de nuestra sociedad. Para que nos demos cuenta del valor que tienen esos ‘descartados’: Ellos son “la generación que ha levantado el país. La generación que durante la crisis económica ha sacado adelante a muchas familias. Estamos hablando de una generación a la que le debemos muchísimo. Es injusto desde todos los puntos de vista”.

“Esta epidemia ha puesto de manifiesto muchas cosas, la vida no puede volver a ser lo de antes. Hay muchas cosas que tienen que cambiar, y entre otras, está la manera en la que tratamos a los ancianos. La autosuficiencia nos ha llevado a medir tanto vales en cuanto produces y eso es un error, porque no somos máquinas y la sociedad no es una industria y el mundo no puede ser un mercado. El virus pone de manifiesto que todos estamos en la misma barca y que, o remamos juntos, o nos hundimos”.

URL corta: